“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

12 nov. 2016

Psicología y cine: El método

El Método, ¿nos están tomando el pelo?

Los procesos selectivos, con pruebas y más pruebas, revestidos de sofisticación, que si un test de liderazgo, que si una dinámica de trabajo en equipo, que si una prueba para evaluar algo que en realidad evalúa otra cosa que el candidato o candidata no sabe, ¿son realmente necesarios?.

Es cuanto menos para reflexionar acerca de aquellas empresas u organismos que basan todo el proceso selectivo en dinámicas y tests sin realizar ninguna entrevista personal ni comunican interés en realizarla a las personas preseleccionadas en una primera fase. Por no hablar de aquellos procesos que pretenden evaluar cosas que no tienen que ver con el puesto, o tienen que ver pero no se profundiza en aspectos importantes del perfil que buscamos. Por ejemplo, si buscamos una persona para trabajar con menores en el ámbito educativo está bien que evaluemos su capacidad para redactar, manejar nuevas tecnología, etc. pero no podemos quedarnos solo en eso sin evaluar el resto de no menos importantes competencias del perfil docente.

Me pregunto: ¿dónde queda el sentarte delante o al lado de las personas y mirarlas a los ojos y que te hablen de ellas mismas, de lo que les gusta, de lo que les apasiona, de lo que les mueve?. ¿Dónde queda el hablar de la experiencia o de las ganas?,¿dónde queda el ver las competencias que se necesitan para el puesto de forma clara, sencilla, honesta con la persona candidata?. ¿Acaso todos los puestos necesitan un largo proceso selectivo, exasperante? ¿o un líder?. ¿Es un test en un ordenador el mejor instrumento para encontrar una persona líder o para saber como cualquiera de nosotras y nosotros trabajamos en grupo?

¿Existen métodos más adecuados? Como Psicóloga y con algo de experiencia en docencia creo que, por supuesto, existen. Y lo que más importante: las observaciones de campo, en la práctica, en el desempeño del puesto. Supongo que para eso deberían existir los periodos de prueba y de prácticas. Porque de hecho, la mayoría de los puestos de trabajo, requieren un proceso de aprendizaje y adaptación al puesto.

Justo unos días después tuve la oportunidad de ver la película El método. Me parece una crítica estupenda a aquellas personas del mundo empresarial, equipos directivos, personas psicólogas o no, que se encargan de realizar procesos selectivos, que juegan a ser pequeños dioses en el engranaje del sistema capitalista voraz.

Fuente imagen: http://pics.filmaffinity.com/el_metodo-411717926-large.jpg

AVISO: Puede contener información de la trama y desenlace

En la película hablan de un método: el Método Gronholm, del que no encuentro ninguna referencia en la literatura científica y que creo que debe ser una invención del autor de la obra original en la que está basada la película para burlarse de los procesos selectivos.

Por supuesto, que hay dinámicas y pruebas que pueden darnos algo de información que nos ayude a entender el comportamiento que tendrá una persona, nos pueden dar un perfil, indicar un patrón de conducta,  pero no olvidemos que como todo patrón es probable que ocurra, pero no siempre necesariamente.

La película nos muestra una empresa totalmente egocéntrica en el diseño de su proceso selectivo, carente de humanismo. Encerremos a un grupo de personas en una habitación y juguemos con ellas, no les digamos qué vamos evaluar ni para qué, porque la empresa se reserva el derecho, eso sí, te invitan a irte cuando quieras, el chantaje es:  "usted está aquí voluntariamente". Pero no deberíamos olvidar que no significa la renuncia al derecho de un trato honesto y digno.

El resultado en este experimento de la película es que aquellas personas que se muestran más vulnerables o más humanas realmente, es lo que diría yo,  por su pasado o en el propio experimento, caen, GAME OVER, dice la pantalla del ordenador. Deben abandonar el proceso selectivo. Llegan al final las personas candidatas dispuestas a todo, incluso a sacrificar el amor o traicionar la confianza. Al final, obtienen dos candidatos a imagen y semejanza de la empresa y del proceso selectivo aplicado.

Se me ocurre: Dime cómo te seleccionan y te diré qué tipo de empresa es. 

Siempre me ha resultado irrisorio que les llamen recursos humanos, desarrollo de personas, capital humano, cuando el factor humano escasea.

En un mundo actual, las grandes fortunas se desloman por continuar dividiendo a las personas en clases, bastante dicotómicas, cada vez menos cargos o mandos intermedios, o eres directivo o eres trabajador, o eres rico o pobre, o eres lider o liderado. Cuantos más liderados o mano de obra barata mejor para sus fortunas.

Intencionadamente, mientras está ocurriendo en la oficina el citado proceso selectivo, fuera hay personas que protestan por la globalización

La educación y los gobiernos, se empeña en meter a la fuerza la cultura emprendedora, la clase media desaparece, las personas necesitadas de trabajo nos prestamos a cualquier proceso selectivo sin cuestionar. Las empresas se adornan como árboles de Navidad con bolas bonitas, llamadas valores, ética empresarial y responsabilidad corporativa, pero si abres los ojos: ¿humanos , humanismo? ¿dónde?

Esta es mi reflexión, si ves la película te ánimo a dejar tu comentario.

Mariadelcamino@gmail.com