“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

22 feb. 2013

Mimando a nuestro niño interior







Sé lo que de verdad quiero que me traigan los Reyes:
quiero volver a la infancia. Nadie me va a dar eso…
Sé que no tiene sentido pero de todas formas, ¿desde
cuándo tiene sentido pedir cosas a los Reyes Magos?
Se trata de un niño de hace mucho tiempo y muy
lejano y se trata del niño de ahora. En ti y en mí.
Esperando tras la puerta de nuestros corazones a que
algo maravilloso ocurra.
Robert Fulghum









Recuerdo como, hace unos años, una compañera le dijo a otra que siempre anda alegre y dicharachera que tenía un niño interior muy mimado. Me gustó mucho la expresión y fue como describirme la situación y a la persona que teníamos delante, como si realmente pudiésemos ver a esa mujer y a esa niña interior cogidas de la mano, allí delante nuestra.

Sin embargo, parece que el niño interior suele aparecer en muchos adultos más bien para enojarse, llamar la atención... El niño interior es muchas veces nosotros mismos heridos en la infancia o la adolescencia. Aparece ante determinados problemas o situaciones porque aunque esa etapa la pasamos, no la sobrepasamos y el niño interior sigue herido, triste o enfadado por algo que le ocurrió.

Este niño interior puede manifestarse en forma de reacciones infantiles. En el libro de Jorge Bucay y Silvia Salinas "Amarse con los ojos abiertos" hablan sobre el niño interior:

<Personas brillantes que en la intimidad no son más que niños infinitamente necesitados que reaccionan frente a la falta de cariño, de atención o de reconocimiento”, recordó. Debía empezar a trabajar sobre el niño herido en su interior. Nunca iba poder sostener una relación de pareja si no resolvía su enfermizo temor a ser abandonado.
“Y el único que pude cuidarlo soy yo mismo”, recordó.

Debía definitivamente hacerse cargo de él.

Cuando me ocupo de su tristeza, de su miedo y de su enojo, el niño no va a reaccionar, porque estará contenido.’> 
La clave está en reconocer a nuestro niño interior, escucharlo, hacer las paces con él e integrarlo en la personalidad adulta. Claudio Naranjo, psiquiatra chileno, nos da una clave importante: "No confundas en valorar a tu niño interior con ser un niño en tu interior". Los adultos que están en paz con su niño interior son personas más calmadas y relajadas, más felices y más creativas.


John Bradshaw, autor de  "Nuestro niño interior" propone en su libro:


- Reconocer e identificar los problemas de tener un niño interior herido.
- Rescatarlo y recobrar el control sobre el niño interior.
- Dar nuevos permisos y reglas al niño interior.
- Proteger y cuidar a nuestro niño interior



¿Cómo lograr que el niño interior crezca y se integre en la personalidad adulta? 10 reglas que John Bradshaw y  Alejandro Jodorowsky proponen:

<1.-Está bien sentir lo que sientes
Los sentimientos no son buenos o malos, son. No hay nadie que pueda decirte lo que deberías sentir. Es bueno y necesario hablar de lo que sientes.

2.-Está bien querer lo que quieres
No hay nada que debas o no querer. Si eres consecuente de tu energía, querrás expandirte y crecer. Está bien y es necesario conseguir que se satisfagan tus necesidades. Es bueno pedir lo que quieres.

3.-Está bien ver y oír lo que ves y oyes
Todo lo que hayas visto u oído es lo que has visto y oído.


4.-Está bien y es necesario tener diversiones y juegos
Está bien divertirse con juegos sexuales.

5.-Es importante decir siempre la verdad
Esto atenuará el sufrimiento. Mentir distorsiona la realidad. Todas las formas de pensamiento distorsionado deben corregirse.

6.-Es importante conocer nuestros límites y retardar el premio
Así sufriremos menos en la vida.

7.-Es crucial desarrollar un sentido de la responsabilidad equilibrado
Esto significa aceptar las consecuencias de lo que haces y no asumir las consecuencias de lo que hacen los demás.

8.-Se pueden cometer errores
Los errores son nuestros profesores: nos enseñan a aprender.

9.-Se deben respetar y valorar los sentimientos, necesidades y deseos de los demás
Quebrantarlos conduce a la culpa.

10.-Está bien tener problemas
Hay que resolverlos. Está bien estar en conflicto. El niño debe entender que en la vida hay problemas, aceptarlo y entrenarse en resolverlos. Es mejor que quejarse por lo injusta que es la vida.>
http://planocreativo.wordpress.com/








6 comentarios:

  1. gracias! me alegro que te guste, espero que a tu niña interior también jejeje besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, tengo 15 años y estoy lleyendo un libro,sobre que incluia este tema del niño interior.. leer esto a mi edad sirve?

    ResponderEliminar
  3. Hola Alejandrox, no sé qué libro lees y por tanto no puedo saber si el contenido es adecuado a tu edad y necesidades. El tema del niño interior está enfocado a adultos para que reconecten con éste.

    ResponderEliminar
  4. Gracias María! Un placer leerte y acercarnos a nuestra intimidad más auténtica. Namasté!

    ResponderEliminar
  5. Hermoso y Sanador!!! Infinita Gratitud!!! NAMASTE!

    ResponderEliminar