“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

14 dic. 2012

Psicología y Cine: Los límites del silencio

Vuelve a ser viernes y para los que os apetezca ver una película este fin de semana, voy a seguir con las recomendaciones de Psicología y Cine. Hoy con Los límites del silencio, una película del año 2001, dirigida por  McLoughlin y protagonizada por Andy García.

AVISO: La información contenida puede revelar la trama e incluso el final. 

El protagonista es un reputado psicólogo que tiene que enfrentarse al suicidio de su hijo adolescente y al doloroso secreto que se oculta tras la muerte de este. Así como a la desestructuración de su familia a raíz de este suceso.

Retirado tras la muerte de su hijo, llega a sus manos un caso similar de otro adolescente que le recuerda a su hijo. Al principio se muestra reacio pero poco a poco se va implicando en el caso, confundido por las asociaciones con la muerte de su hijo. A medida que avanza en el caso y va resolviéndolo, irá también afrontando la muerte de su hijo y retomando las relaciones con su otra hija.


El trasfondo es especialmente duro, dado que trata de dos adolescentes, el hijo del psicólogo y el nuevo chaval ingresado en un centro de menores, que han sufrido abusos sexuales.

El título de la película en inglés es "The Unsaid" , que literalmente podríamos traducir como " lo no dicho". Porque lo no dicho, lo no expresado ni contado, lo reprimido, es la clave. Tanto los adolescentes que no son capaces de poner palabras a los abusos sexuales que sufrieron como los dos padres que, una vez conocida la verdad, la ocultan o deciden no contarla al  resto de familiares. Apareciendo aquí el elemento del "secreto familiar".

Podemos también comentar el planteamiento del suicidio como una conducta elegida. Si bien es cierto que existe relación entre abusos sexuales y conductas suicidas. En la mente de ambos chavales está presente la idea de llevarlo a cabo, la diferencia es que finalmente el psicólogo consigue detener a su paciente. En la escena en que se esto ocurre, el paciente lo que oye es el silvido del tren y corre hacia las vías. En una escena anterior, el psicólogo le pregunta qué es para él la libertad y se oye un silvido del tren, y él dice :"algo así". ¿Era entonces para el paciente morir en las vías del tren su libertad, su liberación? Se establece esa asociación.

También pone de manifiesto la dificultad para iniciar relaciones sexuales que padece el paciente y la explosión de agresividad que tiene en varias escenas, principalmente, con mujeres que le llevarán a un comportamiento delictivo muy grave por el que acabará ingresando en prisión.

Podríamos analizar muchos más elementos de la película:

-Las preguntas y la forma de plantearlas del psicólogo, buscando siempre el medio para que el paciente ponga él las palabras.

- El estrés post- traumático representado en el juego con la pelota, pasándola de una mano a otra, las marcas en la pared...

-La relación padre e hija, con escenas importantes: cuando en el coche la hija le dice "ya nada es como antes", la escena en que va a esperarla al instituto afeitado o la escena final en la que se produce la reconciliación.

Por último, la película nos muestra también el lado más humano y más cercano de un profesional de la Psicología que no está exento de sufrir problemas familiares e incluso de sufrir depresión o culpa, como en este caso por no haberse dado cuenta de lo que le pasaba a su hijo, no haberlo podido ayudar ni posteriormente evitar que su familia se desmoronase. Muchos seguramente pensarán que no es ético aceptar un caso cuando él mismo necesitaba ayuda, pero también nos muestra como ayudando nos ayudamos, enseñando aprendemos... . Siendo el psicólogo perfectamente consciente del proceso por el que está atravesando que queda reflejado al hablar con su colega psicóloga "consejos vendo y para mí no tengo", una forma de reconocer el estado de vulnerabilidad por el que atraviesa y el fenómeno de la contratrasferencia con su paciente. Pero, precisamente, ese perfecto conocimiento de la mente y la conducta que tiene le hará comprender y le permitirá disociar la muerte de su hijo del nuevo paciente, y afrontarla para ayudar al nuevo chico y así mismo.

¿Habéis visto la película? ¿Qué os ha parecido? Si quieres añadir algo deja tu comentario.



6 comentarios:

  1. Excelente película!
    Recomendable ver .


    ResponderEliminar
  2. Excelente película!
    Recomendable ver .


    ResponderEliminar
  3. Vi la película, muchos de los temas aquí descritos están presentes, en este momento la uso para discusión del tema deontológico, Personalmente pienso que no es ético el actuar de este profesional, lo adecuado era hacer una remisión a otro profesional.

    ResponderEliminar
  4. Que es la etica sino un modo de limitarnos? Me parece excelente que nos veamos como humanos y de este modo el terapista y paciente se ayudan mutuamente. Esos parametros obsoletos de vernos separados o distanciados, tal como tambien ocurre en las familias entre los adultos y ninos debe acabar. Seamos mas humanos y calidos y esto hara que la empatia comience a reinar entre todos. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Cuál es la relación entre el terapeuta y el paciente desde un punto de vista psicoterapéutico
    ?

    ResponderEliminar