“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

25 abr. 2012

Las buenas intenciones

Las buenas intenciones son sólo eso, buenas intenciones. Se suele decir que las buenas intenciones siempre cuentan, pero lo que queda feo decir y todo el mundo omite, es que las buenas intenciones no son suficientes. Ella puede querer ser una buena madre, pero necesitará algo más que buena intención para serlo. Él podrá querer ser buen profesor y querrá ponerle todas las buenas intenciones posibles pero necesitará aprender habilidades y desarrollar aptitudes adecuadas para ello. Porque las buenas intenciones son necesarias pero no suficientes.
Muchas veces, con las mejores de nuestras intenciones, cometemos fallos y errores, a veces leves y otras garrafales. Pero las mejores intenciones nos acompañan cada día, y son nuestra bandera y nuestro escudo.
¿Estarías dispuesto a dar un paso más allá y saltar del trampolín de las buenas intenciones para ponerte manos a la obra y lograr buenos resultados?





Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay otros que luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay quienes luchan toda la vida, esos son imprescindibles.
Bertolt Brecht


No hay comentarios:

Publicar un comentario