“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

10 may. 2012

Un ojo que todo lo ve : Internet

En las redes sociales estamos expuestos. Una escucha todo eso de la privacidad, la imagen, pero no somos del todo conscientes de que hay gran cantidad de ojos que pueden estar viéndolo todo y el cualquier momento.


Una vez, en la época universitaria, una compañera de la residencia, estudiante de Informática, me dijo que su profesor había dicho en clase que "un hacker puede ser tu mejor amigo/a". No se porqué se me quedó tan grabada esta información pero lo cierto es que fue como una revelación porque la vida se ha ido encargando de que lo confirme. Bueno, quién dice mejor amigo/a, dice novia/o, padre/madre...

El caso es que, para no extenderme con los riesgos de estar conectado a Internet y expuesto en las redes sociales, la semana pasada hablando con un amigo publicista un poco de todo esto (no voy a dar el nombre del delator ), me hizo saber que las empresas tienen herramientas para saber si abrimos sus emails, si pinchamos en los enlaces que aparecen en estos emails, durante cuanto tiempo visitamos sus webs,etc.

Creo que aquí fue una de esas veces en las que te das cuenta que saber algo y ser consciente de ello y de lo que implica no siempre van a la par.

Resulta que es ( aunque mi amigo no lo veía de la misma forma) cómo si el banco me enviase a través de un cartero a mi casa una carta de publicidad, el cartero o cartera , la deja en mi buzón. Pero no acaba aquí sino que el banco tiene un ojo que todo lo ve y observa que, tras llegar a casa, abrir el buzón y coger la carta,  la abro a las 18'30h. Leo la carta y me dispongo a visitar en mi ordenador la maravillosa oferta que dicen ofrecerme. Mi querido banco sabe si he consultado la oferta, durante cuanto tiempo, qué tipo de información he consultado... Seguro que muchas más cosas.

Mi pregunta es qué momento autorizamos sin saberlo a que traspasen el umbral de la puerta de casa, y sepan lo que  hacemos con nuestras malditas cartas, es decir, emails.

¿Qué sucede si por contra dicha carta (email) , aunque la he recibido, no la he abierto y ha ido directamente a la basura? Pues que entonces compruebo que lo que mi amigo me contó es totalmente cierto, y ellos muy apenados te lo confirman escribiéndote otra carta ( no, no es una carta de un ex aunque lo parezca):



Nos has roto el corazón‏

08/05/2012

Ya no nos quieres. Llevamos ya un tiempo buscando en nuestros cajones para enviarte lo más selecto que encontramos entre las mejores ofertas de Internet y tú ni siquiera abres nuestros emails. Si supieras la cantidad de kleenex que hemos gastado no lo harías. Estamos muy tristes

Hemos estado dándole vueltas al porqué de tu desdén: Puede que no te interesen ya las ofertas que te mandamos. Pero deberías saber que puedes personalizar los emails que te envíamos como mejor te parezca: ¿sólo restaurantes? ¿sólo ofertas de masajes? ¿sólo ropa? Cuanto más personalices, más calidad tendrás en lo que te llega a tu bandeja de entrada. Pruébalo en...

O quizás piensas que somos unos pesados, que te mandamos demasiadas cosas para el poco tiempo que tienes. No queremos agobiarte, en .... tienes una opción para controlar la frecuencia con la que recibes nuestros mails. Mira qué fácil: .....com/frecuencia

Igual en el fondo lo que te pasa es que esta es una relación imposible y quieres romper. Si es así, con mucha pena de nuestro corazón, nos atrevemos a ponértelo en bandeja. Aquí tienes la opción de darte de baja: ....com/baja

TQ!

El equipo de ....

P.D.: Por si ya te habías olvidado de nosotros, te recordamos que .... es una web que agrupa y organiza las mejores ofertas del día que hay en Internet. Te apuntaste a nuestro servicio el 21 de agosto de 2011.


No hay comentarios:

Publicar un comentario