“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

24 dic. 2012

"No me gusta la Navidad"

¿No te gusta la Navidad? No eres la única persona a la que le ocurre eso. A muchas personas no les gusta la Navidad ni los convencionalismos, obligaciones y compromisos que implica, pero conviene recordar que son sólo eso, convencionalismos sociales que no tenemos porqué acatar. Sino sólo hacerlo en la medida que nos apetezca. No se está obligado a ser feliz o a fingir felicidad o armonía en Navidad. Lo importante es disfrutar del día a día, sea o no Navidad.

Aprovechar los días libres para descansar, para hacer actividades que nos gusten, para planificar la entrada de año, para hacer cosas que sí nos hagan felices... Ser crítico con el espíritu navideño no es nada malo, al contrario conviene reflexionar acerca de una época tan tradicionalmente marcada con convencionalismos y consumismo impuesto por el marketing publicitario.



Tampoco hay que dejarse arrastrar por sentimientos depresivos, conflictos familiares... utilicemos nuestro mejor escudo para protegernos de la tristeza. Respira hondo, practica algo de relajación y deporte, sal a pasear al campo o a la playa, respira aire puro, sonríe... Las cosas que nos hacen felices, los pequeños detalles, siguen estando ahí. Conviene no perderlos de vista.




2 comentarios:

  1. No es que no nos guste la Navidad, bueno, quizás, sí. Si nos damos cuenta es en esta época en la que conseguimos reunirnos con amigos y familiares en cenas y comidas. Los que están fuera vuelven como “el Almendro”, los niños tienen la ilusión en sus caritas (son protagonistas de Christmas, se visten de pastorcillos y van a ver a los Reyes), incluso la tele ofrece su mejor programación con películas míticas y entrañables. El problema para mí es simple: Los que ya no están, los que están pero no con nosotros y lo que ya no volverá. Eso pesa más que toda la Navidad y todos los buenos deseos.
    De todas maneras es bonito desearle a la gente Felices Fiestas (con una sonrisa), así que Feliz Navidad a tod@s y Feliz Navidad, María.

    ResponderEliminar
  2. gracias por compartir tu reflexión Carmen, Felices fiestas para ti también.

    ResponderEliminar